Con la llegada de la época estival  aumenta considerablemente el riesgo de incendio y la proliferación de insectos y roedores, para ello, los propietarios de terrenos están obligados a mantenerlos en buenas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público.

Por todo lo expuesto, se requiere a los propietarios, para que procedan a la limpiezas de sus parcelas.

Trascurrido el plazo establecido, y comprobado por los servicios municipal el incumplimiento, se procederá a iniciar el correspondiente expediente administrativo, considerando lo establecido en art. 168 de la Ley 9/2001 de 17 de julio del Suelo de la Comunidad de Madrid, que establece la obligación que tienen los propietarios en mantener las edificaciones y terrenos urbanos en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y decoro.